Siguenos en:    

    

movil 616 011 381

El Parque Natural

 

El Parque Natural “Sierra de Aracena y Picos de Aroche” se sitúa en el extremo norte de la provincia de Huelva, abarcando 186.000 Has. de 28 municipios diferentes, por lo que constituye el segundo más extenso de Andalucía. Conforman el Parque dos alineaciones montañosas, norte y sur, separadas por una depresión central donde se ubican las cuencas del río Múrtigas y Rivera de Huelva, afluentes del Guadiana y Guadalquivir, respectivamente. Dominan las pizarras y cuarcitas. Algunos estratos calizos quiebran el relieve y han dado lugar a cuevas, como la de la Gruta de las Maravillas en Aracena, o surgencias como las de la Peña de Arias Montano en Alájar.


LOCALIZACIÓN

- Situación: Norte de la provincia de Huelva, abarcando desde la Sierra de Sevilla, hasta la de Portugal.
- Altitud: Entre 460 y 959 m sobre el nivel del mar.

 


Ver mapa más grande


DATOS CLIMÁTICOS:

- Precipitación media actual de 1.100 ml.
- Temperaturas medias entre 7º y 25º.
- Superficie: 186.827 ha.

 

MUNICIPIOS:

Alájar, Almonaster la Real, Aracena, Aroche, Arrollomolinos de León, Cala, Cañaveral de León, Castaño del Robledo, Corteconcepción, Cortegana, Cortelazor, Cumbres de Enmedio, Cumbres Mayores, Cumbres de San Bartolomé, Encinasola, Fuenteheridos, Galaroza, Higuera de la Sierra, Hinojales, Jabugo, La nava, Linares de la Sierra, Los Marines, Puerto Moral, Santa Ana la Real, Santa Olalla del Cala, Valdelarco y Zufre.

Principales formaciones:
Dehesas de alcornoque y encina, castañares, quejigales, bosques de galería, pinares y eucaliptales.

LA DEHESA:


Las grandes extensiones de encinas y alcornoques han permnitido desarrollar una importante industria alimentaria, basada en la ganadería porcina ibérica, que se ha convertiddo en el principal recurso económico.
Las dehesas constituyen la forma tradicional de explotar el bosque mediterráneo mediante el aclareo y la selección de especies productivas. Su principal característica es la diversidad de los aprovechamientos: carne, leche, cereales, corcho, miel, combustible y caza representan sus principales productos, obtenidos con un escaso coste de mantenimiento.
La especie más común es la encina, muy apreciada por su producción de bellota. Ejemplares realmente notables podemos observarlos en las proximidades de Cumbres Mayores.
La dehesa como forma de explotación ya existía en tiempos romanos aunque, debido a su orientación hacia la cría de cerdo y sus productos, recibió un fuerte impulso tras el descubrimiento de América. Las prolongadas travesías oceánicas generaron una fuerte demanda de carne y capaz de conservarse largo tiempo sin grandes cantidades de sal: jamones y embutidos.
Aunque de sobra conocidos son los jamones de cerdo ibérico de Jabugo, Cortegana y Cumbres Mayores, en los demás pueblos es posible encontrar todo tipo de chacinas domésticas, típicas de todo en entorno serrano.

PAISAJES, HIDROLOGÍA, VEGETACIÓN Y FAUNA:


Sus pizarras y cuarcitas confieren al suelo un color oscuro característico, y sobre estos suelos se asienta un paisaje vegetal dominado por grandes masas forestales de encinas y alcornoques que, junto a las demás especies vegetales, juegan un papel preeminente en la percepción visual del paisaje.
La alternancia de valles, adehesados, y sierras ocupadas por las grandes masas boscosas conforman un paisaje que se caracteriza por la intensa intervención humana como consecuencia del tradicional aprovechamiento que de estas tierras se ha realizado a lo largo de la historia.
Además del tradicional paisaje de dehesa, los castañares representan la otra unidad paisajística del Parque, con miles de hectáreas que en otoño se tiñen de colores imposibles.
Las sierras occidentales vierten sus aguas al Guadiana, mientras que la parte oriental lo hace al Guadalquivir, existiendo además una subcuenca formada por las aguas que corren en dirección sur y que vierten sus caudales al río Odiel.
En la Cuenca del Guadiana el curso del Chanza origina uno de los valles más amplios. El río Múrtigas, al norte, labra sobre las pizarras un conjunto de valles estrechos y encajados, mientras que el calle de la Ribera de Huelva, de cuenca más amplia y tributante al Guadalquivir, ha resultado una de las tradicionales vías de penetración del parque.
Todos los embalses de la zona influyen notablemente sobre el régimen natural de los ríos del entorno y cumplen una función de abastecimiento. Los más importantes son los de Aracena, Los de Encinasola, Minas de Cala, Silo y Múrtiguillas.